¿Sabes cómo reconocer el dolor en los gatos?
17 mayo, 2017
0

Reconocer el dolor en los gatos es muy difícil. A comparación de los perros los felinos por ser muy independientes no nos dejan saber si están sufriendo un dolor o simplemente están aburridos. La naturaleza de los mininos los clasifica como los más hábiles en esconder casi todo incluido el dolor crónico. Es muy importante estar alerta en cualquier cambio de conducta habitual y observarlos con detenimiento. También se debe tener en cuenta el ambiente en el que vive, su estado físico y su edad.

Entre las principales causas de dolor en los gatos destacan los articulares, los traumas por alguna caída o la cirugía. En el caso de los gatos puede ser complicado conocer la intensidad del dolor y de dónde proviene. Alguna vez, o siempre hemos escuchado que tienen siete vidas, pero no, solo tiene una y si no nos damos cuenta de lo que le sucede a tiempo se puede quedar sin ella. Por ello, si lo has visto agitado sin haber hecho mucho esfuerzo, maullar sin motivo, ponerse agresivo si intentas tocarlo o está muy quieto, no juega, entre otras cosas, toma nota que te ayudarán a reconocer el dolor en los gatos.

A continuación destacamos los 9 signos de dolor más importantes por reconocer en los gatos:

.

1.- Maullidos más frecuentes

La forma de expresarse de los mininos son sus maullidos, entre ellos o con los humanos, pero si maúlla con más frecuencia de lo normal y sin ningún motivo que lo provoque, entonces es una alerta de que algo le está pasando. Algunos expertos señalan que los maullidos excesivos lo puede provocar un dolor emocional aunque también el dolor físico.

2.- Posturas extrañas

Al ser discretos, los gatos no dejan ver si tienen un dolor físico, pero si lo encuentras en alguna postura que nunca antes lo has visto encorvarse como un ovillo de lana o estirar las patas delanteras como si se desperezase continuamente. Estas posturas suelen darse a dolores abdominales, viscerales.

3.- Agresividad

A veces cuando tienen problemas de comportamiento o estrés tienden a reaccionar de forma agresiva ante algunos estímulos, pero también cuando tienen dolor. Si lo acaricias como es de costumbre, pero te escabulle y huye, o si intentas cogerlo y lo consigues deja de ser dócil para transformarse en una fierecilla que no se deja tocar, entonces es una señal para que acudas de inmediato al veterinario para que lo revisen.

También te puede interesar: ¿Cómo saber si mi gato tiene estrés? 6 síntomas de alerta

reconocer dolor en los gatos

4.- No se asea

El aseo diario es una costumbre religiosa que todo gato tiene y más acicalarse la cara con las patitas, pero si observas que tu gato ha dejado de hacerlo  puede indicarte que tienen algún malestar. Así que observarás que su pelaje se ve poco brillante, erizado, e incluso áspero. Además, dejan de marcar su hábitat, es decir, que dejan de afilar sus uñas y frotar las mandíbulas. Lo disminuyen e incluso lo dejan de hacer si tienen dolor.

5.- Exceso de saliva

El exceso de saliva o ‘sialorrea’ es una alarma importante ya que según los expertos está relacionado con alteraciones en la boca. Puede que no lo notes porque tu minino tenga una actitud más o menos normal a la hora de comer, pero es seguro que tenga problemas para deglutir. Esta situación provoca la salida en exceso de saliva y en ocasiones no consiga comer.

6.- Membrana blanca en el ojo

Los gatos de por si no siempre te ven a los ojos, pero si el tuyo lo hace ten en cuenta este signo ya que solo lo podrás percibir si le miras a los ojos. Si observas que tu gato tiene una membrana blanca en el ojo o en términos médicos tiene una protrusión en la membrana nictitante, llamado también tercer párpado, que en situaciones normales no se ve, entonces puede que tenga fiebre.

dolor en los gatos maullidos

7.- Agitación

Si notas que su respiración es más rápida o superficial puede que tenga algún problema de salud y si acercas tus manos a la zona del corazón y sientes que sus latidos de aumentan de frecuencia, entonces es mejor llevarlos a un veterinario para que lo revisen.

8.- Orina fuera de la caja de arena

Según los expertos que un animal haga sus deposiciones fuera del lugar habitual es más por motivos de estrés o ansiedad. En el caso de los gatos se tiende a asociar a la forma de castigar a sus dueños por su ausencia o por cambios de posición a los muebles en los que usualmente pasea. Asimismo, pueden hacerlo por dolor ya que les es difícil el acceso.

9.- Rechaza moverse

Por último, el dolor en cualquier zona del cuerpo sea en los humanos como en los animales suele impedir el movimiento normal. Los gatos son tan activos, aunque hay algunos perezosos, que el rechazo al movimiento por parte de ellos te puede dar una señal de que algo no va del todo bien. Y si prolongan la siesta más de lo habitual también es una alerta de que puede tener algún dolor por ello que no quiera levantarse para hacer su rutina del día.

También te puede interesar: Obesidad en gatos: 4 formas para reconocerla

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
mautic is open source marketing automation