Descubre cómo enseñar a tu gato a no arañar y morder las manos
26 abril, 2017
0

Si pensaste que enseñar a tu gato a no arañar y morder las manos era algo difícil, pues realmente si que lo es, pero todo lo que se haga con mucho cariño y amor resulta al final fácil. Lo ideal es empezar a educarlos desde muy pequeños ya que es la mejor etapa de su vida en la que adoptan muchas costumbres buenas y malas. Debemos entender que en un gato pequeño arañar y morder es un comportamiento "no agresivo", para el animal es solo un juego, es decir que tus manos son un juguete más.

Cuánto más antes aprenda a no arañar y morder las manos menos problemas tendrás a la hora de acariciarlo o que lastime a cualquier persona que lo quiera coger. Tal vez al principio nos pueda hacer gracia, pero a medida que el minino va creciendo, tanto sus uñas como dientes y su fuerza aumentan lo que convierte un simple juego en una situación dolorosa para tus manos. Es habitual que los gatos olviden esta forma de jugar, sin embargo si queremos asegurarnos del todo que no siga considerando nuestras manos como juguete puedes en 4 pasos enseñar a tu gato a no morder y arañar las manos:

.

1.-  Evita jugar con las manos

Sí, a veces usamos las manos para jugar con los mininos. Y nuestros dedos son percibidos sin querer por tu gato como una presa, ya que los usamos para provocarlos o directamente para jugar. Debemos recordar que los gatos son cazadores y si desde pequeño los acostumbramos a que consideren nuestras manos como un juguete no distinguirán la diferencia entre un juguete de verdad y nuestras manos. Cuando te muerda o arañe tienes que emitir un grito agudo como señal de dolor, tal y como lo haría las gatas cuando sus crías le hacen algún daño. Cuando lo hagas retira tu mano muy despacio, si lo haces rápido el minino interpretará que sigues jugando e intentará morder o arañar otra vez.

enseñar gato no arañar morder manos

2.-  Llamarle la atención en el momento justo

Una vez que hayamos retirado la mano el segundo paso es llamarle la atención o regañarle de forma firme, tal y como lo haría su madre. Para ello tienes que cogerle por la piel de la nuca y bajarle la cabeza hasta que casi toque el suelo por cinco segundos. Hacer lo mismo cada vez que esté muy insistente con jugar con tu mano. Los gatitos por instinto se relajan cada vez que las gatas los cogen de la nuca para transportarlos, por ello esta acción es recomendada para que deje de jugar con tu mano ya que se relajará.

 

3.- Repetir

Cada vez que tu gato te muerda o arañe o cuando observes que lo hace con otras personas tienes que repetir el paso 2. Es muy importante que lo hagas en el momento justo y no después. Si lo haces después de lo ocurrido, tu gato no sabrá qué hizo mal ya que no relacionará la acción que acaba de hacer con tu reacción. 

 

4.- Proponer un cambio de juguete

Puedes evitar que tu gato centre su atención en tus manos si le propones un cambio de juguete. Recuerda que tus manos para tu minino son su juguete preferido, pero si le proporcionas otro diferente como una pelota de tela, cuerdas, etc. con el que pueda correr, saltar, y relajarse. También acostumbra a tu felino, desde pequeño, a jugar por lo menos 15 minutos al día para que se mantenga en forma.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
mautic is open source marketing automation